Hablemos de fuerza de voluntad (Mis secretos)

Hablemos de fuerza de voluntad (Mis secretos)

Hola mis amores. Que rico encontrarnos en mi ventanita de amor💜.

Hoy les traigo un tema que es recurrente entre mis amigas y seguidoras cuando hablamos de hábitos saludables. Ustedes me dicen frases como «realmente admiro tu fuerza de voluntad», «yo quiero arrancar pero me falta fuerza de voluntad» y cosas por el estilo.

Cuando se trata de hábitos el éxito radica en la disciplina y la constancia. Es más bien tener conciencia de eso que sabes que debes hacer, quieras o no. Así funciona al principio, cuando desarrollas el hábito y comienzas a realizar de forma automática esa rutina que siempre sueñas pero que no consigues la fuerza para empezar.

Rompe la barrera de los 21 días

He leído varios libros acerca de la formación de los hábitos como por ejemplo:  «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva» ,  » El líder que no tenía cargo» , » 7 pasos para convertir tus sueños en realidad», y sus autores coinciden en algo: Un nuevo hábitos se desarrolla en 21 días. Es el tiempo que tarda el cerebro en adaptarse a un cambio de rutina.

Elige muy bien tu motivo

Ahora debes preguntarte ¿vale la pena ver materializado mi sueño,  vale el esfuerzo hacerlo por mi salud, mi autoestima, mi paz mental, puedo esforzarme durante 21 días y probar un pequeño hábito para sentirme saludable?  La respuesta sólo la tienes tú. Tus motivaciones deben ser las correctas, yo puedo darte cientos de las mías pero quizá ninguna logre sacarte de esa «zona de confort» en la que estás cómodamente infeliz.

El punto de quiebre

Verse al espejo y no poder entender cómo envejeciste así, en medio de un diálogo interno te preguntas ¿qué nos pasó?, ¿cómo es que estoy tan cansada y enferma?  ¿por qué no puedo encargarme de mí?.  Con frecuencia piensas:  ¡la ropa no me queda, nada me gusta, estoy triste,  tengo miedo de perder a mi pareja!  ¿te suena conocido?  como diría la cantante Karina: yo lo sé, yo lo viví, te duele hasta morir… pero sí hay algo que puedas hacer.

Acompaña tu camino, no te rindas. Un día a la vez

Ante todo te recomiendo comprensión y perdón, muchas personas atravesamos estas etapas y podemos llegar a pensar que ya no hay solución,  todas los sufren pero nadie habla de ello, pero te cuento que sí es posible revertir el daño, solo debes hacer de tí tú prioridad, al mismo rango de un hijo. Una mamá o un papá puede hacer cualquier esfuerzo por un hijo ¿cierto?, bueno, debes cuidarte así como un adulto a tu pequeño yo interior. De allí nace un maravilloso poder de transformación que yo llamo la «buena voluntad».

El poder de la buena voluntad

¿Alguna vez has probado utilizar un zapato apretado? ¡es horrible! ¿verdad?. Lo mismo ocurre cuando quieres hacer las cosas a la fuerza, iniciar un proceso de forma violenta puede hacer que te rindas a los cinco días de haber iniciado. A nadie le gusta que lo obliguen a hacer las cosas, así somos los seres humanos. Entonces, ahora te estarás preguntando cómo hacer entonces para transformar el deseo en acción, cómo implementar un cambio de hábito a pesar de la resistencia que hace tu mente.

Yo lo llamo la buena voluntad, y funciona así: Es casi una terapia personal, debes sentarte frente al espejo con papel y lápiz y empiezas a escribir todas tus virtudes, todas por pequeñas que te parezcan, luego tus fortalezas, eso en lo que destacas y anota tus conquistas, esas metas que has logrado, apréciate y haz un pacto de amor. Intenta negociar contigo misma desde el amor, es decir, por las buenas, por merecimiento.

Una vez que te estés decidida a darte esta oportunidad, anota tus metas de salud. Empieza por una pequeña que puedas alcanzar rápidamente. Ejemplo, esta semana voy a tomar dos litros de agua por día, sustituir el café por té, tomar un jugo verde, adelantar tu hora de cena para hacer ayuno prolongado. Una meta factible que dependa sólo de tí, al alcance de tu presupuesto y que no irrumpa de forma violenta con tus deseos. Una vez que alcances esa meta puedes ir incorporando un nuevo objetivo por semana, y así, por las buenas irás fortaleciendo tu voluntad.

¿Cómo desarrollar el hábito de ejercitar?

El reto final

Principios de conquista: divide y vencerás. Coge tu sueño, y divídelo en pedacitos, inicias por lo más fácil y deja el gran reto para el final. En mi caso yo empecé un cambio de hábitos saludables tomando un jugo detox, luego, a los 15 días cambié el azúcar por la estevia y deje para el final la osadía de salir de mi cama a las 5:00 de la mañana para caminar . Hoy en día me levanto feliz a hacer mis ejercicios en casa y ustedes lo saben porque les publico las rutinas en mi Instagram @deamoresconlavida  Entonces corazón: no te sabotees colocando una barrera muy alta, inicia con lo que se haga más fácil para tí. Ojo: resiste los comentarios de aquellos que no tienen el coraje de verte a tí luchar por objetivos que ellos no si quiera intentan alcanzar. Se valiente.  Como siempre les digo si yo pude tú también puedes.

La buena voluntad que le pongo a las cosas que hago es lo que me permite vivir #DeAmoresConLavida, tengo la firme convicción de que el amor es la llave, que aquel que se ama a sí mismo es capaz de amar al mundo que lo rodea.

Astrid Fabiola.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *