No me da pena

No me da pena

Todos en algún momento hemos querido decir esta frase en diferentes circunstancias y yo voy a librar por muchas, sino al menos voy a librar por mí.

No me da pena tener la misma ropa, no. No me da pena no tener un IPhone. No me gustan, no los entiendo y decirlo no me da pena. En estos momentos tengo un solo blue jeans, UNO. el mismo que tenía antes de embarazarme, sobrevivió a Zoe y está dando la batalla en el post parto. Lo realmente importante es que tengo ropa para cubrir el cuerpo y ya. Valioso es que hemos sobrevivido al año más duro del siglo, con vida, techo y comida.

No me da pena mostrarme recién levantada, despeinada y con pijamas improvisadas que constan de un short viejo y una franela de Jhonatan. Traigo el café en un termo que no calienta y está decolorado. Tengo un termo mas bonito pero se bota y no se por qué no me he comprado otro. Estoy pasando por esa etapa en la que disfruto más un paseo a la playa que una cartera nueva y eso no me da pena. Creo en mercurio retrogrado y en la «Ley de la atracción» y estoy cansada de fingir que no. Jajajaja.

WhatsApp tiene una opción que permite impedir que te agreguen a grupos sin consultarte y yo la tengo activada, no me gustan los grupos de WhatsApp y no me da pena decirlo. Estoy en los estrictamente necesarios o jodidamente divertidos. No es nada personal, simplemente me genera ansiedad llegar a decir algo políticamente incorrecto. Que me de un ataque de honestidad y decir algo inapropiado. Que fastidio cuando en las familias todo el mundo sabe algo que debería ser secreto pero que todo el mundo sabe y nadie comenta, no me gusta el protocolo, las poses y mucho menos la falsa moralidad. Yo marco el numero de algún familiar o amigo y le digo que lo amo y eso no me da pena. No pido permiso para llamar, yo marco y ya y eso no me da pena.

Tengo canas desde los 20 años, cada día tengo más y se me notan, eso sí me da pena, pero no he podido ir a pintarme el cabello porque hace unos meses elegimos mudarnos de casa en un momento en el que de verdad era financieramente imposible hacerlo, pero elegí la comodidad de mi mamá y mi papá, de todos en realidad. El frío nos estaba haciendo daño. Muchas veces me verás con los mismos zapatos pero yo amanezco con el olor que desprende el budare mientras mi mamá me hace la arepa que me traigo al trabajo, arepa que acompaño con el café medio frío de aquel termo decolorado. Y no, eso no me da pena, porque mi vida está llena de amor y de humor, a veces de mal humor pero eso no me da pena. Jajajajaja.

Yo muestro mi vida tal y como es, porque a mí no me da pena, me da gusto mostrar mis luchas, mis victorias y caídas. Los intentos y también los fracasos, eso es lo lindo de vivir en la esencia y no en la apariencia.

Astrid Fabiola

  1. La felicidad no tiene que ver con las cosas materiales, tenemos que ser capaces de tener paz en el alma y agradecer por todo lo que se tiene, lo más importante SALUD para disfrutar de esos paseos a la playa, convivencia familiar, ver crecer a nuestros hijos y dejar de preocuparnos tanto por el que dirán. Y estamos cansados de fingir que no lo es!! jajaja

    1. Somos felices así y estamos cansados de fingir! jajajaja. me encanta Meri, coincido contigo en todo lo que has dicho. Gracias por comentar y dejarme saber que no estamos solas! Un abrazo!

  2. Muñeca. Hay muchísimas cosas que me dan pena:
    Me gusta tomar socialmente pero me da pena que me vean con una cerveza en la mano.
    Me gusta bailar pero me da pena bailar en público. Por lo menos trata de no mover mucho las caderas.
    No me da pena decir que me creí en uno de los peores barrios de Valencia por qué allí aprendí mucho de la vida.
    No me da pena decir que trabaje limpiando casas enormes para costear mi primera carrera.
    No me da pena decir que trabajo desde los 10 años
    Me da pena comerme el pollo con la mano. Pero me encanta chuparme los huesos y no dejarle nada.
    Me da pena que Camila baile reguetton ( no se cómo se escribe). Pero ha ella le encanta y lo baila con estilo.
    En fin me dan pena varias cosas y la verdad no entiendo ni por qué me da pena, si la vida es una sola y al final nadie nos quita lo bailado por qué solo eso nos llevamos.
    Te amo mi muñeca

    1. Es tan liberador decir lo que a uno le da pena! verdad? te pasó? Que divertid es saber que te da pena bailar! no vale báilalo todo! que como tú misma dices nadie puede quitarnos eso.
      Lo que más me gustó es todo lo que NO TE DA PENA. Me hace sentir orgullosa de ti. Te mando un abrazo enorme! Te amo cielita linda.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *