Una y mil veces

Una y mil veces

Una y mil veces tendrás que repetir las lecciones hasta que queden aprendidas. Una y mil veces aprendes a levantarte después de las caídas. Una y mil veces olvidarás las lecciones aprendidas y tendrás que reaprender. Vas a estudiar, una y mil veces, a ti misma, a la gente, las recetas y también las maneras de hacerte feliz, de recuperarte, de rehabilitarte. Algún día dejarás de confiar en las personas y una y mil veces te irás recuperando porque la naturaleza humana nos hace volver a lo que somos. Seres humanos esencialmente sociales, vulnerables y codependientes los unos de los otros.

Una y mil veces regarás las plantas, vas a sonreír y también a llorar. Vas a volver a eso que te hace bien, a cuidarte, a ser tu prioridad, una y mil veces vas a fallar y no te va a importar, porque aprendes a vivir en la tolerancia, aprendes a lidiar con la frustración, diligencias mejor esas emociones que antes podían ahogarte sin razón. Una y mil veces te vas a perdonar. Una mil veces te vas a enamorar, de una canción, de los trazos en el firmamento azul, del violeta del atardecer, que una y mil veces puede cambiar de tonalidad para volverte a convencer.

Una y mil veces vas a perder, las ganas, las apuestas, la dieta, las llaves y las ganas de correr, pero mil veces más vas a volver, y todo estará bien. Porque una y mil veces la Divinidad tenderá sus manos para verte renacer. Una mil veces te harás la loca para no enloquecer, te vas a enfurecer y también a estremecer, una y mil veces te diré: Que orgullosa estoy. Lo estás haciendo muy bien.

Astrid Fabiola.

@deamoresconlavida